Expertos de la UNAM argumentan que el Programa Hoy No Circula no es suficiente


Especialistas del Área de Ciencias de la Atmósfera de la Universidad Nacional Autónoma de México aseveraron que después de dos meses que se han aplicado las nuevas normas del Programa Hoy No Circula, no hay ninguna prueba fehaciente de que el retirar de la circulación al 40% del parque vehicular en los días de “Fase uno” hayan tenido una incidencia significativa en la reducción de la contaminación en el Valle de México y el área metropolitana.

Algunas de las alternativas que mencionaron para que verdaderamente la calidad del aire que respiran a diario los capitalinos sea mejor, incluyen el anexar al resto de municipios del Estado de México al programa, así como verificar que realmente los automóviles que utilicen gas LP y otro tipo de combustibles cumplan con los estándares de calidad, ya que a veces un escape dañado puede provocar que vapores tóxicos sean lanzados a la atmósfera.

A estos expertos se les sumaron varios egresados del Instituto de Ingeniería, plantel que se encuentra a la vanguardia en lo referente a temas tales como el crecimiento poblacional.

Y es que de acuerdo a lo expuesto en un documento, el cual fue enviado a las autoridades, se explicó tajantemente que los carros no son los únicos culpables del aumento de los niveles de ozono de los últimos días en el Distrito Federal, sino que también ha influido la creación desmedida de unidades habitacionales en ciertos puntos neurálgicos de la capital.

Por su parte, la Comisión Ambiental Metropolitana (CAME) se comprometió a presentar un nuevo plan de acción, el cual entrará en vigor el próximo 1 de julio, en el que seguramente veremos reflejadas algunas de las ideas pronunciadas por los expertos de la “Máxima casa de estudios”.

También se cree que a mediano plazo, las rutas de movilización de vehículos en la Ciudad de México pueden mejorarse, siempre y cuando se incremente el número de señalizaciones y se establezcan bases fijas tanto para microbuses como para taxis, pues a veces éstos se colocan en lugares que no les corresponde, con el único propósito de captar un mayor número de pasajeros.

De igual manera, se pidió a la policía de tránsito, su apoyo en los puntos y horas en donde se presentan mayores problemas de afluencia vehicular, a fin de que las vías principales se despejen en el menor tiempo posible.

Otra medida que se tiene pensado aplicarla a mediano plazo es crear opciones atractivas como planes de financiamiento con cuotas mínimas, para inducir a la población a cambiar sus viejos vehículos por unos de modelo reciente.

Ojo, no solamente aquellos que funcionan con gasolina, sino también ofrecer planes de compra para vehículos que trabajan con diesel o con la energía eléctrica. Este tipo de autos, de momento son prácticamente inalcanzables para la mayoría de personas que viven en la capital.

Finalmente, a largo plazo, lo que se desea es que los vehículos del transporte público, también sean sustituidos, para que así surja una verdadera sinergia entre todos y cada uno de los individuos que habitan en el D.F.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *